Por Crístian Ramón Verduc
28/06/2022
¡Qué lindo es tocar el bombo!...

¡Qué lindo es tocar el bombo! ¡Qué lindo es cantar! ¡Qué lindo es bailar, aplaudir, escuchar el arte nativo de nuestra tierra! ¡Qué hermoso que es el compartir este sentimiento por lo nuestro! 

Uno puede estar en una actitud aparentemente pasiva ante las interpretaciones artísticas, pero si está escuchando y disfrutando, está aportando a lo que sea que se esté haciendo, ya sea música instrumental, canto, danza o recitado. 

Hay quienes dicen que no saben hacer nada artístico, porque cuando se encuentran con un espectáculo, lo único que hacen es mirar, escuchar y finalmente aplaudir. Felizmente, el arte está en la vida cotidiana, ya sea en espectáculos organizados en locales adecuados, en televisión, en radio, o en espectáculos callejeros que tienen algo de eventual y algo de organización. Los espectadores casuales o los que con anticipación se habían dispuesto a asistir, son también parte activa e importante del espectáculo.  

Si se trata de un espectáculo organizado, no sólo los artistas forman parte del mismo, pues todo tiene una base logística que va desde la persona encargada de la presentación hasta quienes arman el escenario y cuidan de que haya asientos, pasando por los sonidistas, iluminadores, acomodadores, si los hubiere. Si es un espectáculo callejero, parece ser que los artistas se ocupan de todo, aunque a veces tienen un par de personas que ayudan en el acarreo de instrumentos e invitan al aplauso. 

Cuando se trata de un espectáculo, se disfruta viendo y escuchando la actuación de los artistas; también se disfruta practicando el arte y viendo la reacción del público. En ese ambiente, en el que se intercambian las buenas sensaciones, es muy poco probable que alguien se sienta mal, por eso el arte ayuda a mejorar la calidad de vida en una comunidad, especialmente si es compartido como un espectáculo habitual o periódico.  

La práctica del arte en la vida privada, en solitario, también brinda satisfacciones. El sólo escuchar música hace que uno se sienta mejor que sin ello. Si uno toca un instrumento musical o canta, la satisfacción es mayor. Si uno baila, aunque sea en la casa, a solas, ya siente una satisfacción extra. Si recita, si dibuja o pinta, si practica cualquier expresión artística, va a sentir un bienestar por el sólo hecho de lograrlo. Si la práctica de un arte sale bien o parece que sale mal, es solamente un detalle; es muy importante que esa práctica haga sentir bien a la persona.  

Para quien se inicia en la práctica de un arte, puede haber un entorno familiar o de amistades que no aceptan su entusiasmo por algo que parece quitar tiempo a las actividades que dejan algún beneficio material. Ello no debe ser motivo para el desaliento, pero sí podría ser necesario revisar cuánto tiempo dedica uno a esta actividad placentera y cuánto esfuerzo pone en las actividades necesarias para los logros materiales. El arte suele ser un espacio en el que uno recupera fuerzas para seguir con la lucha cotidiana. 

Cuando uno ha compartido su arte con otras personas y la aceptación lograda le ofrece perspectivas en cuanto a logros materiales, podrá replantearse la posibilidad de quitar tiempo a otras actividades, a fin de poder mejorar su arte y exponerlo de un modo que le rinda más beneficios. Son pocos los artistas que llegan a recibir beneficios materiales por lo que hacen, pero se podría asegurar que toda persona que practica un arte logra sentirse bien, aunque no reciba retribución material alguna o incluso deba poner parte de sus recursos materiales para poder practicar lo que le agrada. 

En las reuniones familiares o de amigos, suele ser infaltable la música. Entre la mesa compartida y las conversaciones, suele haber un fondo musical emitido por un aparato electrónico. En algunas reuniones, hay un determinado momento en que alguien comienza a cantar o tocar algún instrumento; entonces una gran parte de la concurrencia presta atención a la interpretación artística, mientras hay quienes no desean o no pueden dejar la conversación en que estaban. Si uno canta o toca un instrumento para ser escuchado, con que escuche una sola persona es suficiente. 

En este final de Junio, Santiago del Estero se prepara para su gran fiesta anual por un nuevo aniversario de la fundación de la ciudad Madre de Ciudades. Nos preparamos para asistir a una gran cantidad de acontecimientos artísticos. Ya imaginamos que habrá “como para hacer dulce” con la cantidad de opciones, entre espectáculos organizados y encuentros eventuales. 

Habrá espectáculos en locales donde se paga entrada, también los habrá en lugares con entrada libre y gratuita; como cada año, tendremos también espectáculos al aire libre, entre los que destacan los acontecimientos artísticos en la plaza Libertad, en la feria artesanal del Parque Aguirre, la vigilia del 24 de Julio y, el encuentro multitudinario de la Marcha de los bombos, en la que puede participar quien lo desee, tocando el bombo, la caja vidalera, aplaudiendo, caminando, mirando desde la vereda.

Como decía un amigo: Santiago es musical. Sí señor, Santiago del Estero es musical y lo demuestra a diario, gracias a Tata Yaya.    

28 de Junio de 2022.

Compartir
Comentarios
Amigos del Alero
Programas que difunden la Cultura de Santiago del Estero desde Radio Nacional...
Emisoras que Transmiten
Alero Quichua
  • Radio Norteña, AM 1520
    Grand Bourg (Provincia de Buenos Aires)
    Domingos de 11 a 13 horas
    Director: José Barraza
Alero Quichua Santiagueño
La audición radial se caracteriza por su espontaneidad, no se elabora un libreto en razón de que el programa se hace en vivo con la participación del público que se hace presente en el Salón Auditorium.
Seguinos
Puede visitarnos en los siguientes Redes:
Copyright © 2006 - 2022 todos los derechos reservados.