Por Crístian Ramón Verduc
19/10/2021
"Bienhaiga este Buenos Aires, tan lindo pa aquerenciarse"

Así dice la chacarera La yuya, de Mario Arnedo Gallo. Es verdad: Buenos Aires es una linda ciudad, moderna y a la vez con algunos rasgos arquitectónicos que llevaron a llamarla "La París de América".

En los primeros días del año 1536, el militar español Pedro de Mendoza hizo construir en la margen derecha del Río de la Plata, un caserío al que llamó Real de Nuestra Señora Santa María del Buen Ayre. La palabra Real se utilizaba para denominar a un asentamiento que no llegaba a ser una ciudad. Cerca de este real había una aldea de querandíes, habitantes de la zona con los que los españoles tuvieron buenas relaciones por un tiempo breve. ´ 
Esta parte de la llanura pampeana era un gran pastizal surcado por arroyos y pequeños ríos que desembocaban en el Río de la Plata. Los querandíes eran hábiles cazadores de venados y ñandúes, también ocasionalmente cazaban guanacos y sabían hacer harina de pescado, moliendo en morteros de piedra. 

Durante dos semanas la expedición fue provista de alimentos por los querandíes, pero al decimoquinto día dejaron de llevarle provisiones. Cuando Mendoza envió un contingente para reclamar los alimentos, fueron atacados por los querandíes. Mendoza envió entonces trescientos mercenarios alemanes y treinta jinetes, pero fueron recibidos por una lluvia de flechas contra los hombres y boleadoras contra los caballos, dando como resultado la matanza de la mitad de los soldados europeos y también de gran cantidad de querandíes. Dicen que ese hecho es el origen del nombre del Río de la Matanza y del partido bonaerense del mismo nombre. 

Después de gravísimas penurias, fallecido Pedro de Mendoza en un viaje a España, los pobladores de Buenos Aires fueron trasladados a la ciudad de Asunción (Paraguay) en 1541. El caserío había sobrevivido a duras penas durante cinco años. En ese tiempo se habían escapado caballos, pasando a ser nuevos habitantes de las pampas, con abundante pasto y agua. 

Para los españoles era necesario contar con una población y puerto en el Río de la Plata, así que desde Asunción fue enviado Juan de Garay, con soldados españoles y familias guaraníes. El 11 de Junio de 1580, Juan de Garay fundó la Ciudad de La Santísima Trinidad y Puerto de Santa María del Buen Ayre, posiblemente cerca de donde antes estuvo el asentamiento de Pedro de Mendoza. Esta vez, los querandíes fueron diezmados. 

A principios del siglo XVII la ciudad era de 250 manzanas, tenía el fuerte, tres conventos y varias casas de barro y paja. Había un régimen disciplinario estricto: Los habitantes estaban obligados a tener armas y nadie podía salir de la ciudad sin permiso del gobernador. 

Buenos Aires era capital de una gobernación que dependía del Virreinato del Perú y durante mucho tiempo sus pobladores pasaron grandes necesidades por el aislamiento respecto a España y a las otras ciudades coloniales. La solución era contrabandear mercaderías de Brasil.  

Buenos Aires logró prestigio al expulsar a los portugueses que habían tomado Colonia del Sacramento, en la otra orilla del Río de la Plata en 1680. Por eso, el rey la declaró Muy noble y leal. Hubo un desarrollo de la industria del cuero, dando a la ciudad características particulares. 

En 1776 fue creado el Virreinato del Río de la Plata, con Buenos Aires como ciudad capital. Entonces, la ciudad comenzó a desarrollarse como nunca antes, con libertades oficiales para el comercio con las otras ciudades del virreinato y con España. Hubo prosperidad y mejoras como el alumbrado público, empedrado de calles y la sustitución de construcciones de paja y adobe por otras más sólidas. 

Hubo un aumento de la inmigración desde España, también desde Francia y desde Italia. Buenos Aires soportó varias invasiones por hombres de armas: Ingleses y franceses intentaron en varias ocasiones tomar la ciudad. En 1806, ante la falta de fuerzas armadas bien preparadas, los ingleses invadieron la ciudad, siendo luego expulsados por tropas venidas de Montevideo bajo el mando de Santiago de Liniers. Al año siguiente, un nuevo intento inglés también fue rechazado. 

Buenos Aires fue la sede de la Revolución de Mayo de 1810, que trajo como resultado final la República Argentina y la liberación de Chile y Perú. La ciudad conservó los privilegios que tenía en la época colonial, lo que llevó a las luchas entre unitarios y federales, con el triunfo final del centralismo, que da como resultado un país macrocefálico, con Buenos Aires y alrededores atrayendo a gente de todo el país. 

Mucha gente de las provincias va a Buenos Aires en busca de oportunidades que no encuentra en su tierra natal, en muchos casos tierra manejada por el sistema que permite mucho a pocos y poco a muchos. También hay quienes van a Buenos Aires porque los sistemas están diseñados para que los trámites y los servicios sean mucho más accesibles en Buenos que en cualquier provincia.  

La ciudad de Buenos Aires, por su condición de capital del país o por lo que fuere, es considerada en un rango igual a la de las provincias, sólo que los privilegios de Buenos Aires y alrededores alcanzan una magnitud equivalente a los atrasos de muchas regiones de las provincias. Es justo aclarar que, prácticamente en todas las provincias, se aplica también un sistema centralista, con amplias regiones postergadas para privilegiar a la ciudad capital de la provincia.  
Si uno quiere lograr algo a nivel nacional, debe ir a Buenos Aires, donde parece que todo ocurre. Una vez allá, es posible que el provinciano procure mimetizarse, adoptando con urgencia lo que dicten las cambiantes modas y aprendiendo a expresarse con el extraño vocabulario porteño. Si al llegar recibe burlas de quienes ya viven en Buenos Aires, es muy posible que repita esas burlas con sus comprovincianos. 

Con los recursos del país puestos al servicio de la ciudad central, no es de extrañar que sea una ciudad bonita, linda para visitar y en la que dan ganas de aquerenciarse. Felizmente muchos provincianos que viven en la gran ciudad, no olvidan al pago natal, siguen queriéndolo y añorando el tiempo en que vivían en su terruño. 

Después de pasear unos días por Buenos Aires y encontrarnos con santiagueños residentes en este gran remolino, concluimos en que muchos santiagueños, aquí se sienten más santiagueños que en Buenos Aires. Eso es ancha súmaj y dan ganas de quedarse, pero las ansias por volver al querido Santiago del Estero pueden más.   

19 de Octubre de 2.021.
 

Compartir
Comentarios
Amigos del Alero
Programas que difunden la Cultura de Santiago del Estero desde Radio Nacional...
Emisoras que Transmiten
Alero Quichua
  • Radio Norteña, AM 1520
    Grand Bourg (Provincia de Buenos Aires)
    Domingos de 11 a 13 horas
    Director: José Barraza
Alero Quichua Santiagueño
La audición radial se caracteriza por su espontaneidad, no se elabora un libreto en razón de que el programa se hace en vivo con la participación del público que se hace presente en el Salón Auditorium.
Seguinos
Puede visitarnos en los siguientes Redes:
Copyright © 2006 - 2021 todos los derechos reservados.